Ventajas de tener un Dálmata en casa


¿Qué es un Dálmata?

A pesar de lo que mucha gente pueda creer, los Dálmatas son perros muy alegres y simpáticos, sociables y juguetones con personas, niños y otros animales. No son perros de vigilancia ni están preparados para tal tarea, pero son protectores y guardan bien el hogar.

Como siempre digo, son intensos, para bien y para no tan bien. Intensos en mimos, apego y cariño, son perros que adoran a sus familias e intentan estar encima nuestro todo el día. Por otro lado, también son intensos en cuanto a la energía; son perros vitales y activos, que disfrutan con largos paseos y escapadas, ya sea a la montaña o a la playa. Por lo general les gusta el agua y son grandes nadadores, lo pasan muy bien en el mar, en los ríos o lagos. Por ello es importante que la familia tenga una personalidad acorde con esta descripción, activa y predispuesta a poder ofrecer a su perro la actividad que el Dálmata necesita para hacer de él un perro equilibrado.

-A pesar de su rápido crecimiento físico, es una raza que siempre conserva un punto característico de la conducta de un cachorro en la actitud y el carácter, por lo que pocas veces dejan de hacer payasadas y de hacernos reír.

-Son perro que huelen muy poco, su olor corporal es muy leve y no es molesto. No son sucios, y si se ensucian son fáciles y rápidos de cepillar y limpiar.

-Siempre buscan el contacto permanente con su amo, necesitan mucha cercanía y suelen ir detrás de cada movimiento que hace. Por ello, no son perros adecuados si se pretende que el animal viva en el exterior, fuera de la casa y del núcleo familiar. Además, al no tener demasiada grasa, son perros frioleros en temperaturas bajas constantes.

-Si su dueño es aficionado al deporte, son perros totalmente capaces de aguantar largos e intensos ejercicios físicos, su resistencia es un atributo que impresiona, y que lleva en la sangre.