Quiénes somos

Nuestra pasión

Mi nombre es Maria Torres, y no recuerdo la primera vez en la que me fijé en un Dálmata. Siempre fue una raza fascinante para mí, y más desde que descubrí su vínculo a los caballos, unos animales que han ido siempre a mi lado. En casa sólo habíamos tenido perros de razas Terrier y mi obsesión por el Dálmata aumentaba conforme pasaban los años. Finalmente, en un momento puntual de mi vida decidí que ya había esperado demasiado.

Fueron dos años intensos de búsqueda y paciencia, pues buscaba un Dálmata concreto (con perfecta salud, preferiblemente color hígado, mucho menos habituales que los negros) y tenía claro que quería un ejemplar digno de mi larguísima espera; además quería asistir a eventualmente a exposiciones con él, algo que siempre me había llamado la atención. Después de investigar, buscar y rebuscar encontré aquello que andaba buscando y un año después llegó Dom.

Fue un sueño hecho realidad. Poder salir a caballo al lado de mi ansiado cachorro Dálmata no podía hacerme más feliz. Pasó el tiempo y nuestra pasión por esta maravillosa raza no hizo más que crecer y crecer. Así nació Pawppaloosa. Criamos Dálmatas de forma familiar y selectiva primando la salud como elemento principal de todos nuestros cachorros, obviamente sin renunciar a la calidad en el carácter y belleza de todos ellos. Somos socios y miembros del Comité del Club Español del Dálmata (que trabaja para el correcto desarrollo y evolución de la raza) y nuestro número de afijo aprobado por la Fédération Cynologique Internationale (FCI) es el 22062.

Nuestra misión

Nuestro compromiso con el Dálmata va mucho más allá de la raza, el estándar y la ética.
El conocimiento previo sobre ella lo adquirí gracias a libros, textos y artículos que leía por interés y curiosidad y fueron estos precisamente los que me alejaron totalmente del típico Dálmata que entonces podía observar por las calles. Cuántos Dálmatas con problemas genéticos (sordera, disfunción renal, atopia..) me habré cruzado y cuántas personas me dijeron que renunciara al Dálmata por sus «supuestos» desajustes y problemas de carácter y conducta…qué equivocados estaban.

El Dálmata es una raza única y especial que debe su a veces «mala fama» a una moda y tendencia social que en muchos aspectos quebró su esencia. Durante unos años, la cría descontrolada e irresponsable acentuó y incrementó x 1000 algunos problemas que hace ya años los criadores sensibilizados con la raza vamos paliando. Encontrarme Dálmatas sordos y con otros problemas comunes cerca de mi entorno fue una de las cosas que hizo decidirme por la cría, pero de forma responsable y estricta. No sólo se trata de querer hacer las cosas lo mejor que podamos, se trata también de demostrar a todas aquellas personas que me aconsejaron no apostar ni optar por el Dálmata que estaban equivocadas, y así intentar cambiar el concepto que mucha gente tiene sobre esta raza. Esta es nuestra misión: ayudar no sólo en el correcto desarrollo y evolución del Dálmata sino también cambiar la idea y concepto que a menudo se tiene sobre él, en cuanto a salud, pero sobre todo también en cuanto a carácter.

Tener Dálmatas es la mejor decisión que he tomado. Los Dálmatas son nuestro día a día, nuestro orgullo y nuestro sueño hecho realidad.

Dom, Gaia, Musa, Diva, Mamba, Giant y Hero os dan la bienvenida.